La cosecha de 2017

En muchas regiones vinícolas francesas, la cosecha de 2017 ha comenzado antes de lo previsto este año. Sin embargo, la cosecha parece bastante pobre… entre las heladas, el granizo y el déficit de agua, las vides no se han salvado. ¡Algunos hablan incluso de la cosecha más pequeña desde 1945! La producción de vino ha disminuido un 18% en 2017 en comparación con la cosecha de 2016.


A finales de abril, fuertes heladas atacaron las viñas en un momento crucial. De hecho, su estado vegetativo fue avanzado este año, los brotes ya se estaban formando. Burdeos fue una de las regiones más afectadas por este triste episodio, se dice que Burdeos perdió un tercio de sus brotes.


A pesar de todo el trabajo y los esfuerzos de los vinicultores, los volúmenes de vino siguen siendo muy bajos. Por lo tanto, el vino será de gran calidad, pero la cosecha de 2017 promete ser rara.